miércoles, 28 de enero de 2015

Hisotria de la Oncologia en Guatemala

Historia de la Oncologia en Guatemala
Dr. Carlos Lizama
El Dr. Mario J. Wunderlich empieza a usar el Radium aproximadamente en el año 1938 en el Hospital General San Juan de Dios y dicho hospital compra 50 mg de radium. Durante ese tiempo se realizaron algunas operaciones esporádicas por cáncer de la mama y la primera gastrectomía fue efectuada por el Dr. Lizardo Estrada en 1941.
Aproximadamente en 1942 a instancia del Dr. Kurt Wittosky (radiólogo) el primer aparato de radioterapia se compro al Hospital General, era un G-E de 250 Kv y fue instalado por el ingeniero Tepic, aparato que funcionó ininterrupidamente hasta el terremoto de 1976.
A principios de 194, en pleno auge de la segunda guerra mundial, surge la idea del Hospital Memorial de Nueva York, de enviar al Dr. Jorge Pack a todos los países de América Latina y conseguir a los mejores cirujanos de cada país, para entrenamiento oncológico y al final del mismo, regresar a su respectivo país y fundar una Unidad Oncológica (una metástasis del Memorial, como decía el Dr. Pack). El escogido fue el Dr. Bernardo del Valle, quien permaneció 5 años realizando el postgrado en cirugía oncológica en el Hospital Memorial de Nueva York, regresando a Guatemala a principios de 1946.
El Dr. Del Valle organizó la sala de oncología en el Hospital San José, desaparecido ya hace muchos años, y ayudó al Dr. Wittosky en la atención del departamento de radioterapia del Hospital General, fue así como empezó a sonar el nombre del Dr. Bernardo del Valle, verdadero pionero de la Oncología en Guatemala, lo asistían los Drs. J. Paíz y Francisco Sánchez. Mientras tanto yo estuve cuatro años de director en un hospital departamental y luego en 1951 me fui a realizar mi postgrado en Oncología en la ciudad de St. Louis Missouri, en donde permanecí 5 años que era lo que se requería para dicho reconocimiento. Regresé en 1955 y lo primero que hice fue buscar al Dr. Del Valle quien de inmediato me recibió en su servicio del Hospital San José, por ese tiempo el Dr. Paíz, estaba realizando su postgrado en el Memorial y el Dr. Armando González ayudaba al Dr. Del Valle.
En 1953, con el apoyo del Club Rotario y, a iniciativa del Dr. Del Valle nació la idea de fundar La Liga Nacional Contra el Cáncer, siendo él su primer presidente. Con lo recolectado se instalaron los consultorios, adjuntos al departamento de radioterapia en el Hospital San Juan de Dios, habiendo sido yo el primer oncólogo en trabajar en dichos consultorios, a la vez que asistía con el Dr. Del Valle al hospital San José. En 1956 siendo el Dr. Carlos Sosa, Ministro de Salud decidió trasladar las maternidades A y B, y fue así como aparecieron las dos secciones de Oncología, la sala A con los Drs. Del Valle y Gálvez, la sala B con los Drs. Enriquez y Lizama, ambas unidades solo para mujeres, ya que los pacientes hombres los ibamos a operar a las diferentes salas.
Por esos años el Presidente Castillo Armas, cedió de por vida el actual terreno que ocupa el INCAN, donde se construyeron primero los consultorios, y la Embajada de los Estados Unidos donó la primera bomba de cobalto. Los casos para cirugía los trasladaban a nuestras dos salas de Oncología en el Hospital General y se atendían las consultas y cirugías en los diferentes servicios del Hospital General.
Los casos de cáncer en hombres, el Dr. Del Valle usaba varias camas en la tercera Cirugía de Hombres, cuyo jefe era el Dr. Carlos Solis G. y unas pocas camas en la primera Cirugía de Hombres cuyo jefe era el Dr. Julio de León y así cubríamos el tratamiento oncológico en mujeres y hombres.
En 1968 se inauguró el Instituto de Cancerología y nos trasladaron, no sin algo de nostalgia, de nuestras dos salas al INCAN, pero ya empezaba a ser lo que es hoy un hospital de concentración con tres bombas de cobalto y una para radiación superficial. Además cuenta con varias fuentes radioactivas con Cesio. Hay una nota muy curiosa y fue el aparecimiento en Quetzaltenango de 100 mg de radium que no se sabe si alguna vez y por quien fue usado. En el tiempo que el Dr. Roquelino Recinos fue Ministro de Salud, lo hizo traer al INCAN pero en su forma antigua, en placas, por lo que se devolvió y perdió. El Radium que usamos por muchos años fue en forma de cápsulas y en agujas de 5 y 10 mg, los cuales usábamos con muy buenos resultados y el tratamiento intracavitario con la técnica de Manchester, fue posteriormente que se abandonó el uso de radium y se sustituyó primero por cobalto60 y luego cesio137 en forma de aplicadores de carga diferida.
Ya en esta época moderna se hacen las aplicaciones y tratamientos con radiación bien planificada por físicos. En lo que se refiere a cirugía se efectuan operaciones radicales, incluyendo hepatectomías, panceatectomías y abordajes craneofaciales. El primero en usar quimioterapia fue el Dr. Jorge Rodas Calderón, quien empezó aplicar las primeras quimioterápicos que fueron la mostaza nitrogenada.
Como parte de la historia de la Oncología quiero mencionar a varios colaboradores y pioneros entre ellos a los Drs. José Enriquez Oyarzabal, Abraham Kleiman, Carlos Martínez Duran (un maestro en patología), Carlos Vizcaíno y Carlos Tejada Valenzuela. Una mención muy especial para el Dr. Carlos Ruano a quien no tuve el agrado de conocer personalmente pero su fotografía está en la dirección del instituto y según nos relatan fue de los primeros que comenzarón a ejercer la oncología, desafortunadamente falleció de un cáncer en el testículo.
Finalmente, quisiera agregar que el cáncer es un problema mayor de salud en Guatemala, las tendencias de los principales tipos de neoplasias son a aumentar su incidencia a través del tiempo. Las estadísticas más recientes proporcionados por el Instituto de Cancerología y La Liga Nacional Contra el Cáncer, corresponden a 1994. En ellas se registran 2,530 nuevos casos de cáncer en donde el 73% corresponde al sexo femenino, con una relación de 2.7 casos por cada caso masculino.
Las cinco localizaciones más frecuentes en ambos sexos ese año (1,994) fueron: Cuello del útero (cervix), piel, mama, estómago, y ganglios linfáticos que suman el 63.8% del total de los casos.
Las cinco localizaciones más frecuentes en hombres fueron en su orden: Estómago, piel, ganglios linfáticos, sistema hematopoyético y próstata que suman el 49% del total de casos masculinos registrados.
Las cinco localizaciones más frecuentes en mujeres fueron en su orden: Cuello del útero, mama, piel, estómago, ovario, trompas de falopio y ligamento ancho; que suman el 74% del total de casos femeninos registrados.
Al comparar estos resultados con los del año 1,991, se encuentran cambios importantes: El número de casos masculinos de cáncer de estómago pasó en 1,994 a ocupar el primer lugar y los casos de cáncer de testículo, que en 1,991 estaba en cuarto lugar, en 1,994 quedan fuera de la lista de las 10 primeras localizaciones y fueron sustituidas por los del sistema hematopoyético, el INCAN es una institución que ha brindado ayuda con calidad y calidez a un buen número de guatemaltecos.

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario